Sobre Nosotros

Tratamientos

Contacto

Causas de la incontinencia urinaria: conocé lo último en medicina estética para el bienestar íntimo

Blog

Cuando se tiene una necesidad frecuente o repentina de orinar, o cuando no se puede controlar la vejiga, podemos estar frente a incontinencia urinaria. Una afección que ocurre más en mujeres, en especial aquellas que envejecen, pero también algunas jóvenes. En Dra. Polonsky lo solucionamos de manera eficaz revirtiendo la falta de fortaleza del suelo pélvico y la lubricación con lo último para el bienestar íntimo. Descubrí de qué se trata en nuestro post.

Cualquier mujer por diferentes circunstancias puede padecerlo en algún momento y preguntarse cuáles son las causas de la incontinencia urinaria. Podemos decir previamente que se trata de una condición de la que se habla un poco pero que afecta por igual a muchas mujeres de toda edad ante actividades como el ejercicio, el esfuerzo o la risa, generando disminución de la confianza propia, menor ánimo y limitación de prácticas sociales, así como de la vida sexual.

Una condición de falta de control de la vejiga que generalmente comienza por debilidad o hiperactivación de los músculos de la zona o también por situaciones frecuentes de estrés, que originan la pérdida de orina.

Entre los signos y síntomas de la incontinencia urinaria incluimos:

  • Escape de orina durante las rutinas habituales, como mover objetos y levantarlos, agacharse, toser o hacer deporte.
  • No llegar a contener la orina tras sentir una necesidad urgente de orinar.
  • Escape de orina espontáneo
  • No llegar al baño a tiempo
  • Escape de orina en las relaciones 
  • Orinarse en la cama en el periodo de descanso

Entre los factores de riesgo, podemos decir que la incontinencia urinaria tiene múltiples causas como las enfermedades de la diabetes, el Parkinson y la esclerosis que pueden llegar a afectar los nervios que controlan la vejiga; el parto vaginal que puede debilitar los músculos de la zona, el estrés crónico y las afecciones de las vías urinarias, entre otras.

Entre las opciones para terminar con la incontinencia urinaria y recuperar la calidad de vida pedir cita con un profesional médico es el primer paso. Una vez reconocido el problema existen diversos tratamientos a encarar.

Si solo se presentan urgencias urinarias será preciso reforzar el suelo pélvico por medio de rehabilitación y combinación de medicamentos. En casos como las incontinencias de esfuerzo, es necesario realizar cirugía. Gracias al avance de la tecnología para tratar la incontinencia urinaria, actualmente en consultorios Dra. Polonsky contamos con lo último en tratamiento láser para realizar el procedimiento en solo minutos y sin bisturí.

Descubrí las causas de la incontinencia urinaria y cómo combatirlas

¿Qué es la incontinencia urinaria?

Saber qué es la incontinencia urinaria es importante para comenzar a tratarlo. Refiere a la pérdida involuntaria de orina que pueden padecer mujeres y hombres. Si bien algunos tienen pérdidas leves, otros demandan la utilización de toallas higiénicas o pañales.

Aun cuando no se la considera un trastorno grave, es real que conlleva un impacto negativo en la calidad de vida de quien lo padece. Tan así, que ciertos estudios visibilizan el problema de ansiedad o depresión que este cuadro genera en la rutina de los afectados.

Síntomas

La intensidad y los síntomas de la incontinencia urinaria dependen de la causa y puede perderse orina de forma eventual en situaciones de tos o estornudos o tener la necesidad de orinar de modo tan rápido y espontáneo que no se llega al baño.

Los síntomas de la incontinencia urinaria son comunes en mujeres y hombres e incluyen la necesidad repentina de orinar, la necesidad frecuente que supera las 7 veces al día o 2 veces de noche y el control de la vejiga débil y goteo.

Por esto, antes hay que saber los tipos de incontinencia que hay.

Tipos de incontinencia urinaria

Los 2 tipos de incontinencia urinaria que más afectan a las mujeres es la incontinencia de esfuerzo y la de urgencia, también denominada vejiga hiperactiva. 

  • Incontinencia de esfuerzo

Sucede cuando la presión sobre la vejiga genera que se pierda la orina. Algo que pasa al toser, estornudar, reír, levantar peso o hacer ejercicio. Su origen incluye la debilidad en los músculos del suelo pélvico y una vejiga corrida de su posición anatómica habitual. En este aspecto, la incontinencia de esfuerzo es habitual en las mujeres que han experimentado un parto vaginal.

  • Incontinencia por estrés

La incontinencia por estrés se da cuando se escapa la orina de forma súbita e involuntaria debido al acrecentamiento de la presión de la vejiga. Esto puede ocurrir al estornudar, toser o levantar carga. Habitualmente se conoce como incontinencia urinaria o vejiga débil y es el tipo más común de incontinencia.

Comúnmente, la incontinencia por estrés o esfuerzo se produce cuando los músculos del suelo pélvico o esfínter padecen algún daño o debilitamiento. Las capas de músculos de esta zona forman un sostén que va del coxis al hueso púbico. Su función es sostener la vejiga, el intestino y el útero y formar el suelo.

  • Incontinencia de urgencia

Se da cuando hay una gran necesidad de orinar y esta se escapa previo a llegar al baño. Está ligada a la vejiga hiperactiva y es un tipo de incontinencia común en personas de edad. También, puede ser señal de infección en las vías urinarias, o producto de enfermedades neurológicas.

¿Por qué tengo pérdidas de orina y soy joven?

Las pérdidas de orina no son siempre una consecuencia del envejecimiento y muchos se preguntan por qué no puedo retener la orina. Las pérdidas de orina en mujeres jóvenes igualmente pueden surgir. Tan así que cerca del 14% de la población joven lo padece. En estos casos, es preciso asistir a un profesional que evalúe el caso en particular, ya que el problema puede llegar a enmascarar otra patología.

Normalmente, las causas de las pérdidas de orina en mujeres jóvenes se ligan a actividades físicas, laborales o sociales. Asimismo, el embarazo y el parto, unido a la menopausia son momentos en los que el piso pélvico puede debilitarse.

Tolerar el peso del bebñe, los cambios hormonales, el estiramiento de los músculos y más pueden repercutir en el cuerpo de la mujer joven.

La incomodidad y falta de confianza lleva a muchas de ellas a consultarnos para poner fin a la condición y recuperar el bienestar y la plenitud.

Descubrí las causas de la incontinencia urinaria en la juventud

Pérdidas de orina en la mujer

Las pérdidas de orina en la mujer llamada incontinencia urinaria es entonces la pérdida involuntaria de orina. Esto inquieta a un extenso número de personas, en particular aquellas mujeres mayores de 40 años. Una problemática que crece con la edad y se estima que la padece hasta el 40% de las mujeres que tuvieron hijos. No obstante, muchas de ellas pueden llegar a esconder el inconveniente viéndolo como algo habitual, cuando en realidad sus molestas consecuencias pueden ser combatidas.

Las pérdidas de orina, sea que sean constantes o esporádicas, llegan a obstaculizar el día a día de la mujer, condicionar su vida laboral y social y perjudicar el disfrute de una vida sexual plena. Todo ello lleva a veces a consecuencias psicológicas como la falta de autoestima, la depresión y el aislamiento. Y, si bien los productos absorbentes suelen presentarse como la solución al problema, lo cierto es que solo ayudan a sobrellevarlo, pero no lo solucionan.

Por eso, desde nuestros consultorios pretendemos que dispongas de toda la información sobre el tema y que conozcas las técnicas quirúrgicas efectivas para que lo resuelvas. En este sentido, en los últimos años existen grandes avances en la investigación referida al tratamiento de los trastornos del suelo pélvico. La edad, los partos y demás factores como el estreñimiento crónico, la tos crónica o levantar peso generalmente generan que el suelo pélvico se estropee. En los casos en que esta alteración compromete a los ligamentos que soportan la vejiga urinaria aparece la incontinencia. Nuestro tratamiento consiste en la aplicación intravaginal de tecnología térmica de precisión sobre el tejido, algo que consigue estimular la remodelación del colágeno. Así, aseguramos un tensado y contracción del tejido de la mucosa, otorgando más apoyo y recuperando en más de un 98% la normalidad de continencia en trastornos leves y moderados.

Scroll al inicio